Limpieza y desinfección en cocinas

Asegurar la calidad de los alimentos implica tener un plan de limpieza y desinfección para reducir al mínimo el peligro de contaminación y por lo tanto permita garantizar la inocuidad de los productos. Por ello es importante recordar que es diferente limpiar que desinfectar.

Limpiar es un proceso en el que la suciedad se disuelve o suspende, generalmente en agua ayudada de detergente.

Desinfectar consiste en destruir la mayor parte de los microorganismos de las superficies mediante agentes químicos.